Mar. Ene 18th, 2022

Si bien son muchos los factores que se deben tener en cuenta a la hora de practicarse una abdominoplastia, hay algunos que vale la pena destacar para que compruebes si eres apto o no para esta cirugía.

La abdominoplastia puede resultar siendo lo mejor que le puede pasar a muchas personas en su vida, luego de que deciden y se practican esta intervención en sus cuerpos. Lo que te queremos mostrar a continuación, son algunas de las posibilidades disponibles en las que se puede actuar en tu cuerpo con una cirugía de una envergadura como esta.

Puesto que son muchos los cuestionamientos al respecto de para quiénes está diseñada, a continuación tendrás varios ejemplos que, seguramente, tienen que ver contigo o con alguien a quien conozcas y puedas recomendarle una abdominoplastia.

Mujeres, después del embarazo

La figura de la mujer, tiene tendencia natural a sufrir diversidad de cambios durante su vida, no simplemente en la época de transición de varias etapas de su vida, sino también, y quizá este la situación que mayor cambio representa, en su etapa de ser madre.

Si bien puede ser la época más lida para una mujer, casi que por unanimidad, por unanimidad también es aprobado que las alteraciones sobre el cuerpo son muy notables. Es donde aparece entonces la acumulación de piel, que sin duda traerá consigo las estrías y una afectación en la autoestima de la madre.

Pérdida excesiva de peso

Otra de las personas en las que amerita la intervención de una abdominoplastia, es en aquella que pierden un peso considerable, prácticamente, de la noche a la mañana.

Esta situación se presenta por una dieta drástica en la que el tiempo se convirtió en un aliado incondicional y a favor de esta persona. Y también por un entrenamiento duro en el gimnasio o con ejercicios caseros.

La única desventaja de estos casos es que pasa lo mismo que ocurre con las mujeres luego de un embarazo: es inevitable la aparición de estrías y la piel que cubría toda la grasa que perdiste, queda colgando por encima de tus pantalones.

Abundante grasa en el vientre

Existen pacientes, y puede que estos sean los que más visitan los consultorios en busca de un cambio, que debido a su mala alimentación y a la práctica del sedentarismo, empiezan a acumular grasa en su vientre. Esto se manifiesta mostrando una figura, si bien no con sobre peso, si poco amorfa y lejos de verse atractiva, como consecuencia.

En la longevidad

Cuando los años pasan, y traen consigo la vejez, la piel también presenta grandes cambios. Con la vejez los tejidos de la piel se ponen muy flácidos, formando pliegue en el abdomen, mientras se pierde la elasticidad.

¿Eres candidato?

Si tú o cualquiera de las personas que conoces padecen de una de las situaciones que se mencionó anteriormente, te recomendamos que, y le recomendamos a ella, busques asesoría y le encargues tu tratamiento quirúrgico a un buen médico especialista para que los resultados sean los que estás buscando.