Sáb. Sep 18th, 2021

La cirugía de aumento de senos tiene pocas desventajas visibles y generalmente éstas tienen que ver con los inconvenientes que podrían generar los implantes de pecho.

Los implantes son elementos extraños que se colocan en la zona de los senos y que pueden generar un rechazo en el organismo. Esto sucede en una cada diez pacientes, en las que se produce una contractura capsular que hace necesario que se retiren las prótesis. Esta complicación podría disminuir si la persona realiza las evaluaciones que indica el médico y si el cirujano es realmente un experto en la técnica de colocación de los implantes.

Los implantes mamarios están hechos de materiales resistentes, pero pueden romperse ya sea por un golpe (por ejemplo por un accidente) o por el paso de los años (lo que produciría un desgaste de los materiales). Si se rompiera el implante, la paciente deberá saber que tendrá que retirar los implantes y reponerlos después. En promedio, los implantes tienen una duración que se sitúa entre los 12 y los 15 años en condiciones normales.

Es probable que algunas pacientes evidencien una pérdida de sensibilidad, sobre todo en los pezones, lo cual podría perjudicarles en sus relaciones íntimas.

En el caso de estudios ginecológicos, un implante mamario podría hacer menos precisos los resultados de una mamografía o radiografías, por lo que la paciente tendría que recurrir a mamografías más especializadas o resonancias magnéticas que puedan detectar, de manera exacta alguna enfermedad, tumores o calcificación.

Las desventajas que aquí planteamos son mínimas y solo aparecen en un porcentaje pequeños porcentaje de aquellas mujeres que se realizan una mamoplastia de aumento. Sin embargo, antes de someterse a un aumento mamario tendrás que tener en cuenta estos aspectos si deseas conseguir unos buenos resultados.