Sáb. Sep 18th, 2021

La mamoplastia de aumento o aumento de senos es el procedimiento de cirugía estética más demandado en mujeres de menos de 30 años.

El pecho de la mujer es, sin lugar a dudas, uno de los factores más importantes de su belleza. Cuando los senos son excesivamente pequeños en proporción al cuerpo de la paciente, presentan asimetrías o defectos congenitos, se produce una falta de armonía corporal y un desequilibrio estético que pueden ser motivo de importantes problemas psicológicos como falta de autoestima, deficiencia en las relaciones personales,…

mamoplastia de aumento

El aumento de mama o mamoplastia de aumento puede realizarse mediante colocación de implantes o inyección de injertos (grasa del propio paciente).

En este artículo voy a detallar la técnica de mamoplastia de aumento mediante injerto con grasa del paciente.

la mamoplastia de aumento mediante injerto con grasa propia es un aumento de senos de manera natural, consiste en modificar el volumen de las mamas, para aumentar su volumen, restaurar o remodelar las mamas, utilizando como material de relleno la propia grasa de la paciente.
Esta técnica supone una buena alternativa para realizar un aumento de mamas sin aportar al cuerpo de la paciente ningún elemento ajeno al mismo, aunque por contra deberemos tener en cuenta que los resultados obtenidos serán discretos.

La intervención

La intervención dura unas dos horas con un ingreso hospitalario de 24 horas y anestesia general. La grasa a inyectar se obtiene mediante una liposucción de la paciente para la que será preciso realizar una sedación y anestesia local de la zona en cuestión a extraer la grasa. Las zonas que suelen actuar más frecuentemente como donantes son: abdomen, cartucheras, cara interna de muslos y papada, puesto que son las zonas donde generalmente se encuentra grasa suficientemente acumulada.
La liposucción se realiza mediante aspiración con una cánula unida a una jeringa que aspira el tejido graso.

Posteriormente se prepara esta grasa, separando la grasa pura del resto, para su inyección en el pecho.

La inyección de la grasa se realiza con microinjertos de aproximadamente 1mm de diámetro alrededor de la glándula de la mama con una separación aproximada entre microinjertos de unos 2 mm, mediante jeringas pequeñas y muy finas y en cantidades muy pequeñas, esto es debido a que de esta manera, las células inyectadas tienen una mayor posibilidad de supervivencia.

El post operatorio

La paciente llevará un vendaje alrededor del pecho o faja para inmovilizar el injerto de 7 a 10 días.

El resultado final

Con este procedimiento de mamoplastia de aumento la paciente obtiene un resultado muy natural muy satisfactorio, ya que, además de aumentar sus senos, mejora su estética corporal al eliminar grasa de otra zona de su cuerpo que aparecía en exceso. La satisfacción de las pacientes es muy alta con unos resultados duraderos.

Ventajas e inconvenientes

La principal ventaja de la mamoplastia de aumento con grasa propia es que la grasa propia puede considerarse el mejor material de relleno, ya que no añade al cuerpo de la paciente ningún elemento ajeno a él y por tanto es el menos nocivo. En todo momento se está rellenando el pecho con tejidos extraídos del propio paciente y por tanto sin contraindicaciones y evitando el rechazo del elemento inyectado. Además, el resultado obtenido con este método ofrece un tacto y aspecto totalmente natural del seno y sin cicatrices.

Esta técnica es totalmente adecuada en aquellas pacientes que quieren practicarse una técnica de contorno corporal (liposucción, abdominoplastia), puesto que es necesario tener un volumen adecuado de grasa acumulada y además aumentar una talla su pecho o corregir alguna asimetría o irregularidad.

El principal inconveniente de la mamoplastia de aumento con grasa propia es que el aumento de pecho que puede obtenerse es muy leve (correspondiente a una copa de sujetador), por lo que si la paciente necesita mayor volumen, deberemos pensar en otras técnicas. Por otro lado, con esta técnica se obtiene un aumento en el volumen de la mama, pero no aumenta la proyección de la mama, por lo que a igual volumen aumentado, con grasa e implante siempre va a parecer que la mama aumente más con el implante.

Para poder realizar esta técnica es necesario que la paciente disponga de grasa suficiente acumulada en otra parte de su cuerpo.

Como inconveniente también podemos citar que el tiempo en quirófano es mayor que con otras técnicas puesto que es necesario realizar previamente a los microinjertos, una liposucción y además el postoperatorio será correspondiente a dos técnicas: la liposucción y los microinjertos.
Es posible que aparezcan quistes del tipo oleosos, estos son benignos, que en ocasiones son palpables y que puede ser necesaria una punción para extraerlos, siendo necesario llevar un control mamográfico los primeros años para evitar confusiones futuras(una mamografía a los 9-12 meses y mamografías cada 6 meses los 2 primeros años tras la primera mamografia).