Todo sobre la Liposucción

Preparación psicológica para el postratamiento

La mamoplastia de reconstrucción conlleva una serie de molestias y efectos secundarios normales por los que deberemos pasar tras la intervención. Cuanto mejor los conozcamos y más nos hayamos preparado para pasar por ellos, menos ansiedad nos causarán y la recuperación resultará menos dura.

La reconstrucción mamaria suele realizarse con anestesia general, por lo que se suele exigir una hospitalización de al menos 24 horas. A pesar de que nos desagrade la idea de tener que volver a pasar por el hospital poco tiempo después de haber superado el cáncer, debemos pensar que es por un periodo de tiempo muy corto y que nos servirá para conseguir algo que mejorará nuestro nivel de vida y nuestro bienestar psicológico y emocional.

Al de 24 horas se nos retirará el drenaje y nos darán el alta, con lo que ya podremos volver a casa. Al de dos días ya podremos realizar vida normal, a pesar de que es posible que nos encontremos algo cansadas y que sintamos molestias en el pecho, que deberían remitir con medicación.

Durante una semana deberemos llevar un vendaje que mantendrá los implantes en su sitio y, tras ese tiempo, nos retirarán los puntos. Las cicatrices pueden presentar en un primer momento un tono muy rosado pero irán mejorando a lo largo de los meses.

Además de estas molestias, existe la posibilidad de sufrir algunos efectos secundarios, como que el tejido no prenda, que los resultados no sean satisfactorios al coger tejido de otra zona del cuerpo que no tenga la misma textura y color, molestias en las zonas de las que se ha trasplantado el tejido… Además, en estas operaciones hay una alta posibilidad de infecciones, dado que los tratamientos de quimioterapia y radioterapia dificultan la cicatrización, por lo que hay que estar muy atenta y ponerse en contacto con un médico si notamos molestias fuera de lo normal.

El problema más grave al que se enfrentan las mujeres que se someten a una reconstrucción mamaria es que, por muy avanzada que esté la cirugía en nuestros días y por muy experimentado que sea el cirujano que nos opere, el pecho reconstruido nunca podrá ser exactamente igual al extirpado, ni en aspecto ni en sensibilidad. Esto puede hacer que algunas mujeres se sientan frustradas tras la operación y que el nuevo pecho les cause una sensación de rechazo. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, aunque no sea idéntico al anterior, representa un gran avance en la recuperación psicológica y estética de la mujer mastectomizada, por lo que la mayoría de las pacientes sienten un gran índice de satisfacción tras la operación y manifiestan una elevación en su bienestar emocional y su autoestima.

This entry was posted on Monday, October 10th, 2011 at 1:00 am and is filed under Mamoplastia y psicología. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. Both comments and pings are currently closed.

últimos posts

  • Arañas vasculares

    TRATAMIENTOS PLATAFORMA LASER Arañas vascularesLa plataforma Quantum de Clínica Rinos permite trabajar talangiectacias y varices superficiales de las piernas. Este avanzado sistema láser permite eliminar y cerrar con precisión los vasos sanguíneos. Las molestias del tratamiento de arañas vasculares con láser son leves y disminuyen con la aplicación de frío. La eliminación de arañas vasculares…

    Read More