Sáb. Sep 18th, 2021

Sabes diferenciar entre una nariz griega y una nariz romana

La nariz, sin duda alguna representa no sólo un órgano funcional importante para el organismo, por cuanto es el responsable de percibir los olores, es decir, en ella se aloja el sentido del olfato, sino que además, constituye un elemento central dentro del sistema respiratorio.

También es innegable el peso que sobrelleva a la hora de brindar armonía y equilibrio en la cara , además de ofrecer carácter al rostro de las personas y es por ello que se convierte en centro de muchos análisis para determinar su forma anatómica, diferenciándola del resto y de buscar la manera de mejorar aquellas que no ofrecen comodidad o no están al nivel de exigencia de quien las posee.

Según estudios llevados a cabo por Abraham Tami de la Ben-Gurion University, en Beerseba, Israel, actualmente es posible encontrarse con 14 diferentes tipologías de nariz, entre las cuales se incluyen la nariz griega y nariz romana.

Seguramente estos tipos de narices despiertan gran curiosidad entre las personas por aquello de la “nariz romana de perfil” y “nariz griega de perfil”, que se encuentran presentes en numerosas esculturas y obras de arte reconocidas mundialmente, y es por ello que en esta ocasión ahondaremos en su estudio.

Entonces pues, hablemos de lo que a todos nos interesa en este punto: la nariz griega y la nariz romana. 

Para darle el sentido y la importancia que cada una de ellas posee para su respectivo análisis, es recomendable separarlas y analizarlas individualmente, ya que en realidad no son semejantes como para elaborar análisis a dúo.

LA NARIZ ROMANA, UN TIPO DE NARIZ MUY COMÚN

Comencemos entonces con la nariz romana o aquiliana, denominada así por la palabra “aquilinus”, que, bajo su acepción romana, puede ser traducida “como de águila”, y es por ello que también se le llama nariz aguileña, popularmente hablando.

Este tipo de nariz, se caracteriza por poseer un puente alto y de forma curva, justo sobre el tabique nasal, para luego culminar de forma suavemente curveada en la punta. Son estas características, las que hacen que este tipo de nariz también sea conocido como nariz de águila e incluso de gancho, por sus semejanzas con el mismo.

Lo cierto, es que se sabe que sólo el 9% de la población a nivel mundial, poseen en su rostro este tipo de nariz, por lo que es poco usual conseguirla, sin embargo, muchas veces sus poseedores no están conformes con su apariencia, y prefieren acercarse a los quirófanos para cambiar o modificar su apariencia.

En este sentido, la rinoplastia nariz romana, consiste en rebajar o reducir el hueso nasal, a través de la cirugía plástica, así pues, se perdería la apariencia de “gancho” propia de este tipo de nariz.

La nariz romana mujer, aporta un toque de realce y elegancia, aunque claro, no todos piensen por igual, a su vez, en el caso de la nariz romana hombre, puede parecer alto tosca y poco refinada. Sin embargo, como cada quien maneja un sistema de gustos diferente, pues es posible que algunas personas estén conformes con su nariz, en tanto que a otras les disguste y decidan operarla.

Y ENTONCES, ¿QUÉ PASA CON LA NARIZ PERFIL GRIEGO?

Creo que al tratar de describir las características de las distintas tipologías de narices, la nariz griega es la que menos explicaciones requiere. Y es que todos hemos crecido escuchando y viendo el ideal, de lo que se considera la nariz perfecta, esa ansiada por muchos y exaltada por obras de arte y esculturas.

Tal vez, el ejemplo más representativo de este tipo de nariz, lo otorgue la siempre enigmática Mona Lisa, de Da Vinci. Ahora bien, en términos anatómicos, se trata de una nariz recta, sencilla, completamente plana, sin relieves ni abolladuras, es decir, es de las más simples posibles, y es precisamente allí que denota su encanto.

El hecho, que sólo un 3% de la población mundial sea poseedora de este tipo de nariz, la hace más codiciada aún. Ya en el año 1902, la periodista y experta en cosméticos, la norteamericana Harriet Hubbard, hablaba de este tipo de nariz, definiéndola como: “una nariz que es capaz de trazar una línea recta desde la base hasta la propia punta”. Es por esto, que se le considera estéticamente hablando, la más perfecta de todas.

EL ATRACTIVO DE LA NARIZ GRIEGA EN EL HOMBRE

Una nariz griega en el hombre siempre resaltará la masculinidad y el atractivo de sus rasgos faciales, así como en el caso de la nariz griega en la mujer, denota femineidad, clase y elegancia.

Así mismo, otra de las ventajas que ofrece la nariz con perfil griego, es que es de las más sanas, anatómica y funcionalmente hablando, y es que al ser completamente recta, es poco probable que aloje problemas de desviación de tabiques, con cornetes y demás. Por ello, la rinoplastia nariz griega es la más demandada de las cirugías de transformación de nariz. Aunque es necesario aclarar, que según las facciones restantes del rostro, no es la más indicada para todos.