Mar. Ene 18th, 2022

Cualquiera que piense que la insatisfacción con la apariencia está solo en el cuerpo está equivocado.

El aspecto envejecido que se manifiesta en las personas con papada no coincide, en general, con el rostro.

Si el paciente es joven y tiene la piel con suficiente elasticidad para volver a adherirse a la musculatura, la solución puede ser solo una liposucción, donde la incisión se realiza debajo del mentón para que se aspire la grasa.

Si, además de grasa, la papada tiene piel flácida, es necesario someterse a una cirugía plástica en el cuello o un lifting cervical. Para un mejor resultado, las 2 técnicas se utilizan juntas: mientras que la liposucción elimina la grasa localizada, la cirugía plástica elimina el exceso de piel.

En esta cirugía, se hace una incisión detrás de la oreja y se estira la piel y los músculos del cuello. La cicatriz está oculta detrás de la oreja y cubierta por cabello.